Home / IDEAS COCINA / 17 trucos que te conservarán por más tiempo las frutas y verduras

17 trucos que te conservarán por más tiempo las frutas y verduras

Además de saludable, la fruta y verdura tiene un aspecto tan colorido que suele llamar la atención. Olores y sabores que son deliciosos, y buenos para nuestro organismo. Como todos los alimentos, los vegetales necesitan de un cuidado específico para que se conserven mejor. Es una lástima cuando la fruta y las verduras se llegan a estropear antes de comerlos por una mala conservación.

Seguramente nos ha pasado a todos, unos plátanos negros, tomates podridos o lechuga echada a perder. Pero la solución para que no vuelva a suceder es tan sencilla como conocer los trucos adecuados. Estos sencillos pasos muestran cómo almacenar la fruta para disfrutarla mucho más tiempo, lo mismo que la verdura y hortalizas.

1.- Los tallos de los tomates, para arriba

9

El tallo es la parte más sensible del tomate y también por donde comienzan a estropearse primero. El truco está en colocarlos hacia arriba cuando los guardamos. Salvando el tallo de los tomates hacemos que su duración en buen estado sea mucho mayor.

2.- Coloca las frutas y verduras en un lugar seco

Nada propicia más el crecimiento de los hongos que la humedad. De este modo si se coloca un trozo de papel debajo del alimento hará que la diferencia en cuanto a la humedad sea abismal. El papel absorberá el exceso de humedad y hará que los productos se mantengan frescos más tiempo.

3.- No todas las frutas y verduras han de guardarse en la nevera

El frigorífico no siempre el mejor sitio para almacenar los alimentos, pues dependerá de la naturaleza de los mismos. Por ejemplo, pimientos, pepinos y tomates estarán mejor a temperatura ambiente. Mientras que los pepinos y los tomates se vuelven blandos en la nevera, los pimientos pierden su frescura. En general, todas las frutas y verduras están mejor fuera de la nevera hasta que se ponen maduros.

4.- Unir y envolver los extremos de los plátanos va a darte muchas ventajas

8

Esta fruta tiende a ponerse marrón o negra en poco tiempo. Lo mismo que rápidamente se vuelven oscuros fuera de la nevera, si los ponemos dentro pierden su sabor. La mejor opción es dejar los plátanos con sus extremos envueltos en plástico fuera del refrigerador. De este modo los plátanos durarán en buenas condiciones mucho más.

5.- Algunos productos no pueden estar juntos

Ciertos tipos de frutas y verduras no pueden permanecer juntos pues de algunos de ellos emanan etileno según van madurando. Albaricoques, melones, mangos, ciruelas, peras, tomates, pertenecen a los alimentos que sueltan este tipo de gas. Y son las manzanas, berenjenas, patatas, zanahorias, o el brócoli los más sensibles al etileno echándose a perder más rápido si se juntan. Procurar no mezclar estos grupos de alimentos es una buena solución y una forma de conservarlos mejor.

6.- Los aguacates tienen sus reglas

7

Esta fruta tan rica tiene dos normas básicas que favorecen su conservación. Así los aguacates inmaduros deben ser colocados en una bolsa de papel y almacenados a temperatura ambiente hasta que estén maduros. Después, se sacan de la bolsa de papel y se envuelven en una bolsa de plástico que pondremos en la nevera. Su buen estado será mucho mejor y por más tiempo.

7.- Las frutas y hortalizas, a la parte baja de la nevera

6

Cuanto más alta es la temperatura más sabor se pierde. En un frigorífico la parte más alta es la más fría también. Por eso es importante almacenar todo en los estantes o cajones inferiores, donde la temperatura es un poco más baja.

8.- El ajo y la cebolla aman la oscuridad

Debido a que ambos brotan muy rápido si se exponen a la luz solar, la oscuridad es el mejor amigo del ajo y la cebolla. Una buena idea es guardarlos en un armario oscuro, pero si no tenemos espacio suficiente en nuestros armarios podremos usar una bolsa de papel con agujeros en ella para que el aire pueda entrar.

9.- Manzanas y patatas, mejores amigas

5

Estos alimentos funcionan muy bien en cocina, pero también cuando se almacenan. Juntas harán que ambas duren más en mejor estado.

10.- El sol no se lleva bien con las patatas

A los tubérculos no les va bien el sol. Si almacenamos las patatas en sitios de luz empezarán a generar moho, pero también una toxina peligrosa. La mejor opción será guardarlas en la oscuridad, en algún cuenco de madera o plástico.

11.- El brócoli y la coliflor aman la humedad

4

Tanto el brócoli como la coliflor se conservan mejor con su tallo en agua o envueltos en una toalla de papel húmeda. Aunque hay que cambiar regularmente el agua para mantener la máxima frescura merece la pena. También podemos cubrirlo en una envoltura de plástico, pero con algunos agujeros para que el aire pueda entrar en el plástico.

12.- Las cebollas y las patatas, separadas

Las cebollas y las patatas no se llevan muy bien entre sí. Si las almacenamos juntas, las cebollas germinarán y hará que no sea comestible. La mejor opción, guardarlas separadas.

13.- No lave antes de almacenar

3

Suena extraño, pero se debe evitar el lavado de los productos antes de guardarlos. Y es que si lo lavamos podemos eliminar su capa protectora natural. Si algo está muy sucio, simplemente frote la mayor suciedad pero no lo lavaremos hasta que esté realmente listo para comer.

14.- A temperatura ambiente se necesita el aire

Cuando conservemos a temperatura ambiente no hace falta que los metamos en una despensa o tapadas, pues necesitan aire fresco para no echarse a perder. Tampoco es bueno que las guardemos en grandes montones porque las piezas que queden abajo van a dañarse más. Lo mejor es almacenar todo en recipientes de madera o plástico al aire.

15.- Las uvas se mantienen frescas más tiempo en plástico

2

Las uvas requieren un cuidado tan sencillo como dejarlas en su envase de plástico en la nevera. Mucho mejor si las conservamos de forma horizontal para que no se formen torres y se aplasten o estropeen las de abajo.

16.- El espárrago debe ser almacenado como las flores cortadas frescas

Los espárragos se conservan mucho mejor si mantenemos su forma vertical. Basta que los cuidemos igual que a las flores cortadas, en un vaso con agua y la punta hacia arriba será suficiente.

17.- Envolver el apio en papel de aluminio

Si envolvemos el apio en papel de aluminio antes de colocarlo en la nevera se mantendrá fresco y crujiente. Sin este truco puede perder rápidamente su sabor.

1

 

Fuente: lvm